Adelgazar o engordar no tiene relación directa con lo que comemos, sino más bien con el ambiente emocional que estemos viviendo, del cual simbólicamente nos alimentamos y con los Programas que hay en nuestro Inconsciente. Llevar una vida saludable es cuestión de HÁBITOS, no podemos incorporar esos hábitos saludables a nuestra vida SI TENEMOS PROGRAMAS QUE NOS LO IMPIDEN.

 Programas por ejemplo de:

Desprotección: Acumulamos grasa para sentirnos protegidos. Este programa suele ir muy unido al programa de haberse sentido abandonado.

Miedo: Los animales cuando sienten peligro se intentan mostrar más grandes, hinchando su pecho, ahuecando sus plumas… pues las personas hacen lo mismo, ante el miedo, el cuerpo físico genera grasa para protegernos de ese posible peligro. También ocurre que hay personas que no quieren gastar dinero por miedo a no tener, a que les falta el alimento, y su cuerpo reacciona acumulando grasa como un seguro de vida.

Vulnerabilidad: Las personas que se sienten vulnerables y ven en los demás posibles “depredadores” tienden para pasar desapercibido a usar la técnica del camuflaje o aumentar el volumen de su cuerpo con el fin de impresionar a los enemigos, o también para ser reconocidos por el clan familiar donde pueden servir como un escudo protector familiar para hacer frente a los enemigos.

También ocurre en caso de personas que han sufrido abusos sexuales, ya que sienten que la belleza es peligrosa y que puede atraer a abusadores, por lo que la gordura podría poderlas a salvo ya que nadie la desearía sexualmente.

Desvalorización: Muchas personas que viven con sobrepeso no se gustan cuando se miran al espejo. Esto a veces bloquea el poder adelgazar y supone un nuevo conflicto en el que se acentúa la desvalorización y la impotencia de no poder adelgazar a pesar de todos los esfuerzos. Es muy importante tener una actitud positiva hacia nuestro cuerpo y amarlo.

Abandono: La persona que se siente sola, biológicamente tenderá a generar reservas alimenticias y a almacenar grasas y líquido, que son dos elementos fundamentales para la supervivencia, porque para ella significa estar en peligro. Si vivimos una situación donde hemos sentido que estábamos abandonados o lo vivimos como una amenaza, aunque no fuera real, nuestra biología va a usar todos los recursos necesarios para poder sobrevivir hasta que encontremos la solución al conflicto

Existen otros programas más como la Vergüenza, el No Merecimiento, el Yo Sola, Hombre Peligroso, Yacientes Verticales u Horizontales que habitan en mi (ocupan su espacio) o el Programa de Acumular. Estos Programas pueden ser propios o heredados, todo esto nos puede producir Creencias Limitantes del tipo «yo no puedo» «yo no soy capaz».

En todos estos casos, se ve muy claro como el sobrepeso está cumpliendo una función y una vez más el cuerpo actúa para ayudarnos, para tratar de resolver este conflicto que quizás desde hace muchos años está latente en nuestro interior. La clave, como siempre es tomar conciencia, encontrar la forma de expresar estas emociones, y añadir otra información a esta estructura para que el cuerpo pueda dejar de expresarse a través del sobrepeso y recuperar así nuestra salud.

En el enlace al artículo de más abajo encontraréis:

HAZ CLICK AQUÍ PARA ACCEDER A LA INFORMACIÓN COMPLETA

0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Escanea el código
Hola 👋
¿Necesitas más información?